Noticias

31-03-2009

Un tiburón blanco rodea a unos piragüistas en Australia


El pasado mes de diciembre tubo lugar en Sydney, Australia, un incidente entre uno kayakistas que se encontraban pescando y un tiburón blanco que afortunadamente terminó con un final feliz y con un bonito video para enseñar a los nietos


El incidente en cuestión, sucedió, casualmente, el mismo día en que Brian Guest de Perth murió a causa del ataque de un tiburon blanco al otro lado del país.


El piragüista en cuestión, Steve Kulcsar de 29 años de edad cuenta que estando él y un grupo de piragüistas en el agua con sus kayaks de pesca oyeron que  un pescador cercano  gritaba "Hay un tiburón blanco de 5 metros de largo dirigiéndose hacia tí".


Evidentemente,  Steven, cuenta que el grupo pensó que se trataba de una broma de mal gusto del citado pescador para provocarlos.... pero desafortunadamente, al cabo de un momento vieron aparecer la aleta del animal.


El pánico empezó a sembrarse entre el grupo y llegó a su cenit en el momento en que el tiburo golpeó la piragua de Steven Kulcsar y éste cayó al agua...


tibu MedianaEl kayakista cuenta lo que sintió e hizo en ese momento: “Realmente, y aunque cueste de creerlo, yo en ese momento, no estaba realmente preocupado por el tiburón, yo sabía que él estaba allí dando vueltas a mi alrededor, pero mi primera idea fue dar la vuelta a mi piragua en la dirección contraria lo más rápidamente posible."


Seguramente, éste cambio tan rápido de dirección fue la causa que provocó que el tiburón se abalanzara sobre su kayak.


Steve continua “ Cuando el tiburón paso delante de mi, yo pensé que estaba salvado por ese motivo me di la vuelta rápidamente para huir lejos de la situación de peligro, pero pienso que fue este acto el que provocó al tiburón, porque rápidamente éste dio la vuelta y se choco contra mi piragua para volcarme en el agua. Si yo me hubiera estado quieto, seguramente esto no hubiera sucedido”.


Después de estar un larguísimo minuto en el agua, Steve fue capaz de volver a subir a su piragua si ser atacado por el tiburón. Y los pecadores, que estuvieron allí en todo momento para salvaguardar la vida del piragüista, lo subieron a su barco.


Después de 10 eternos minutos el tiburón empezó a perder interés por el grupo y se fue alejando de la zona.


Steven añade con humor: “ No estoy realmente chocado por éste hecho, es más, ahora mismo me estoy tomando unas cervezas para celebrar que estoy VIVO".